viernes, diciembre 30, 2011


Aquella mujer de manos frías,encontró la calidez que necesitaba
y junto a ello, la (su) eternidad. 

No hay comentarios: